EL CAMINO DEL SIMBOLO

   LA NUEVA CONCIENCIA

simbolo
nueva conciencia
libros








info@caminodelsimbolo.com
 

San Bartolomé de Aguilar de Codés

Poco antes de llegar al pueblo navarro de Aguilar de Codés, nos encontramos en un alto  y visible desde la carretera, con la ermita de San Bartolomé. Como  lo que nos interesa en este artículo es su simbolismo, dejaremos de lado su indudable belleza y su valor arquitectónico para concentrarnos en los símbolos.

Si habitualmente nos sorprendemos por la grandeza del símbolo, debido a la cantidad de información que se puede extraer de una sola imagen, en este caso nos quedamos boquiabiertos al contemplar como con unos pocos símbolos, se nos muestra la síntesis y esencia del cristianismo esotérico.

Digo bien al decir esotérico, aunque haya autores que sostienen que en la Iglesia nunca hubo una corriente esotérica, resulta obvio en el Románico en general y en esta ermita en particular, que los símbolos estaban para ser interpretados por los iniciados en el camino interior.

Para empezar, la ermita está advocada a San Bartolomé, uno de los santos preferidos del Temple. Para comprender la razón de esta preferencia, conviene leer lo que dice de este santo la Leyenda Dorada de Santiago de la Vorágine (libro en el que se inspiran muchos maestros constructores en su imaginería). En dicha leyenda a Bartolomé se le martiriza de tres formas (según versiones dice la propia leyenda). Decapitado, desollado y crucificado.

El iniciado sabe que ha de olvidar lo que le enseñaron desde pequeño para poder vivir la vida desde el corazón y dejarse llevar. Es lo que representa la decapitación.

Igualmente el iniciado sabe que ha de vivir en el aquí y ahora, siempre en presente, por ello ha de desprenderse de la "piel" para renovarse cada día, al igual que la serpiente que cambia su piel 4 veces cada año. Esto representa el desollamiento.

Morir a la influencia del mundo material para renacer en el espiritual y servir de puente o árbol que une la tierra con el cielo es el objetivo de todo iniciado. Es el significado de la crucifixión.

Todas las figuras que aparecen en esta ermita tienen su pareja. Nos habla de la dualidad de la vida, todo está sometido a género, todo está sometido a sexo, dicen los principios herméticos y el iniciado ha de conciliar los opuestos escapando de la prisión de su polarización.

Aguilas con cola de serpiente - clic para agrandar

       (Clic en las imágenes para ampliar)                            

El capitel de la presente imagen, nos representa  a dos águilas con cola de reptil, situadas entre piñas, espirales y una hoja con figuras geométricas. (triángulos y círculos)

Es el modo en que el maestro cantero quiso representar el orden cósmico.

Las piñas representan las semillas de la vida y Las espirales las energías que dan la vida.

Todo el capitel, nos habla de la dualidad (2 espirales, 2 piñas, 2 águilas) Tal como dicen los principios herméticos "En el universo todo es dual, todo está sometido a polaridad, todo está sometido a sexo. Toda manifestación tiene dos polos en tensión y un tercero que justifica y contiene ambos en equilibrio . Positivo, negativo y neutro. Tiempo, velocidad y espacio. etc. Este es el principio Padre, hijo y Espíritu Santo. 

El Águila representa al espíritu, puesto que simbólicamente, el Águila es la "Reina de los cielos".

Como el Espíritu para evolucionar, necesita encarnar en la materia (o sea arrastrase por el suelo), por eso el maestro cantero esculpe las Águilas con cola de reptil.

El único elemento que no es doble es la hoja, que sí tiene dos caras, pero en un mismo elemento, su punta es triangular, puesto que toda dualidad se concilia en la Trinidad. Sus dibujos son triángulos y algún pequeño círculo. Los triángulos representan la Trinidad mencionada y los círculos nos recuerdan que todo es cíclico y todo vuelve a su origen.

Aguilas pajarosEn este otro capitel, las Águilas, sujetan entre sus garras a pajarillos. Como ya hemos dicho en otras ocasiones, el elemento "Aire" representa en el simbolismo al Espíritu único y las aves que se mueven en él, representan a los espíritus individualizados, de las cuales la Reina es el Águila. Por lo tanto, el maestro cantero nos está recordando que los Espíritus superiores, dominan a los inferiores. (Con todo el alcance que esta reflexión conlleva.

 Dentro de nosotros, el Espíritu o propósito superior  ha de dominar al inferior, del mismo modo que nosotros hemos de dominar a los "elementales").

 

Crismón con cordero

Sobre el pórtico, tenemos un Crismón flanqueado por dos Ángeles y sobresaliendo del centro un cordero con un libro entre las patas delanteras con la inscripción Agnus Dei (Cordero de Dios).

El Crismón representa la síntesis de todo lo dicho anteriormente. (en otro artículo dedicaremos atención especial al símbolo del Crismón y sus variantes).

En este artículo pasaremos por alto la interpretación oficialista del Crismón y sus orígenes e iremos directamente a su interpretación esotérica.

El círculo, como ya mencionamos, representa los ciclos, la eterna repetición, en definitiva es un modo de representar a la divinidad sin principio ni fin, dentro de la cual se desarrolla y tiene lugar la vida.

Este Crismón que nos ocupa, tiene una doble cruz, o sea 8 brazos. El 8 representa la unión del cuadrado terrestre con el cuadrado celeste, o sea la conciliación de los opuestos. En síntesis es la madre o aspecto femenino de la divinidad que todo lo acoge. El guarismo 8 tumbado representa el infinito .

Separemos para el análisis, la cruz del aspa:

El brazo horizontal de la cruz, representa el tiempo lineal tal como lo vivimos, es por eso por lo que está flanqueado por una alfa y una omega, señalando que dentro del tiempo horizontal todo está sometido a principio y fin. Los griegos distinguían entre el tiempo horizontal al que llamaban Cronos y el tiempo vertical o eterno presente le llamaban Kairós.

El brazo vertical o Kairós, el eterno presente donde habita el Padre y por cuyo tronco simbólico asciende Sophía, la sabiduría o Espíritu. En el cruce de ambos es donde el iniciado ha de recostar la cabeza y morir simbólicamente a todo lo que creyó ser, para SER consciente de SER uno y lo mismo con el Padre creador.

El aspa nos muestra la eterna relación entre los dos aspectos de la divinidad. Lo femenino arriba, la V Símbolo del vaso contenedor donde todo se realiza y cuyas cualidades son Pasividad, Receptividad y Resistividad. Este es el significado esotérico del grial

Su inversión Λ representa la espada o lanza, el aspecto masculino cuya característica es la acción. En el ser humano el aspecto femenino reside en el hemisferio derecho del cerebro y se siente en el chacra del corazón y el masculino en el hemisferio izquierdo o analítico. Primero lo femenino (inspiración) luego lo masculino (acción)

En el centro de todo ello se encuentra el cordero de Dios. El iniciado que ya ha comprendido cómo es el orden de las cosas y se deja conducir al "matadero". Permite que las cosas ocurran a través de él, siendo consciente de que no es él sino a través suyo que el espíritu adquiere la experiencia de SER y sus diferentes estados.

A lo que representa el cordero, hoy le llamamos vivir en presencia fluyendo

De ahí la leyenda que figura en la rodela del Crismón extraída del Apocalipsis 5-12

-DIGNVS EST : AGNVS : QVI OCCISVS EST ACCIPERE : VIRTVTEM DIVINITATEM :
SAPIENTIAM FORTITVDINEM : HONOREM BONE (Digno es el Cordero, que ha muerto decapitado, de recibir la virtud
de la divinidad, la fuerza de la sabiduría, el buen honor,

En esta figura el maestro constructor nos hace un inteligente guiño para el iniciado que está preparado para verlo y lo hace en la escritura en el libro de los 7 sellos (Apocalipsis) que el cordero sostiene entre sus patas.

Agnus Dei

  Con toda intención ha partido la palabra Agnus de este modo AGN - US, cuando hay espacio de sobra en el libro para dividirla correctamente en sus sílabas AG - NUS. ¿Por qué lo hizo?

 Para recordar el verdadero sentido de la energía, de femenino a masculino, tal como hemos mencionado antes. Escrito como está, al leer en aspa nos encontramos con AGNI DEUS,

El nominativo se convierte en genitivo y viceversa con lo que si AGNUS DEI significa Cordero de Dios, al invertir la conjugación AGNI DEUS significa Del cordero Dios. En la conciencia de ser "El Padre y yo somos UNO y lo MISMO"

 

Hay otra leyenda justo debajo del Crismón en la frontal del tímpano extraída del libro de los salmos: 5-7 (Reina - Valera)

-INTROIBO : IN DOMVM : TVAM : DOMINE : ADORABO : AD TEMPLVM SANCTUM : TVVM : IN TIMORE TVO
entro en tu divina morada y adoro tu Santo Templo, en tu temor)

No se está refiriendo al templo de piedra, al igual que en el evangelio de Juan, Jesús no se refiere al templo de piedra, sino a su interior. El iniciado sabe de sobra que lo que más teme es morir a su propio personaje, al Ego que ha creído ser y que entrar en la divina morada supone desapegarse de todo ello, de ahí el cortar la cabeza (simbólicamente) Pero así ha de ser para vivir como el Cordero de Dios, con lo que el iniciado se dice "Con miedo y todo adelante"

Para finalizar, a un lado y otro de la puerta nos encontramos con las últimas dualidades: Los Leones y los vacunos.

Leones
 Los Leones: Dos cabezas de león devorando una cabra o cabrito.

Los Leones representan por un lado la constelación de Leo regida por el sol, elemento fuego. Es el fuego o la pasión la que empuja al iniciado. Pero todo tiene dos caras. El león que por un lado es la fuerza, por el otro es la fiereza. Las pasiones pueden ser mundanas o la pasión del Cristo que le empuja a volver a ser uno con el Padre.

La consecución de las pasiones mundanas, lleva al iniciado a darse cuenta que tras cada logro hay de nuevo un vacío, hasta que por fin es empujado por la pasión por la trascendencia. De este modo el iniciado va quemando sus defensas (representadas por los cuernos del cabrito) hasta convertirse en cordero (ya sin cuernos o defensas)

 Vacunos

 Los vacunos: Otra dualidad. Por un lado la constelación de Tauro regida por Venus y elemento Tierra es representación del elemento femenino que también tiene dos caras.

En este caso las caras o más bien los hocicos han desaparecido. Seguramente presentaban algún otro simbolismo que como ocurre en más de una ocasión la "moral" de épocas posteriores ha considerado necesario destruir.

La realización ha de hacerse en la materia o sea en la Tierra, pero demasiado apego a la tierra impide precisamente la realización. Los mansos poseerán la tierra, pero un exceso de mansedumbre permite que sean precisamente los no mansos los que la dominen, De ahí el "No he venido a traer paz sino espada" o la expulsión de "su templo interior" de los vendedores de bueyes, ovejas y palomas. Los vendedores de bueyes son aquellos pensamientos que te llevan a esclavizarte mediante el trabajo. Los de ovejas a querer ser como todo el mundo, a no llamar la atención y los de palomas son los de la falsa espiritualidad (fariseos)

 

Y hasta aquí llega nuestro análisis del simbolismo de esta impresionante iglesia, hoy des sacralizada que como decíamos al principio presenta en símbolo la síntesis de la filosofía cristiana original.

 

Carlos Galindo

Orbes captados en esta ermita en diferentes momentos