EL CAMINO DEL SIMBOLO

   LA NUEVA CONCIENCIA

simbolo
nueva conciencia
libros
videos






info@caminodelsimbolo.com
 

Publicado en Octubre 2007 en la revista Entretodos Valdizarbe

Interpretados los símbolos del Crismón de la iglesia de Santiago

 

Carlos Galindo, investigador y buscador de símbolos explica su interpretación en el libro “El crismón de Jacobus y el fin de los tiempos”

Sumario: ¿Es posible que los antiguos maestros canteros nos trasmitiesen mensajes por medio de símbolos?

No fue una casualidad que Carlos Galindo, pamplonés, investigador y buscador insaciable, encontrara en una visita a Puente la Reina el crismón de la puerta oeste de la iglesia de Santiago. Quizás fuese algo que tenía que suceder, pero sin duda su encuentro le llevó a sumergirse en la interpretación de unos símbolos que fueron labrados durante el siglo XII por algún maestro cantero, con la intención de que alguien algún día los interpretara.

Han pasado ocho años desde que, Carlos Galindo, encontrara el Crismón en la Iglesia de Santiago. Un encuentro que le llevó a investigar una serie de elementos, o mejor dicho, símbolos, plasmados años después en su libro “El crismón de Jacobus y el Fin de los tiempos”.

Para entender tal interpretación, Carlos comienza explicándonos la utilización y manipulación que a lo largo de la historia de la humanidad y en nombre de las religiones, los hombres han hecho de muchos movimientos ideológicos, como el cristiano, con el único beneficio de mantener el poder y la ambición.

Son muchas las cosas que hemos aceptado oficialmente por la historia, pero cada vez surgen con más fuerza voces que ponen en tela de juicio hechos que durante siglos han sido oficialmente aceptados.

Para comprender todo lo que Carlos nos va a mostrar, debemos abrir nuestra mente, y comprender que más allá del lenguaje que utilicemos para trasmitir ideas, está la esencia de lo que decimos.

“Dependiendo de la época en la que nos encontremos es más que evidente el cambio en el tipo de lenguaje utilizado. Por ello debemos entender que los textos del antiguo testamento utilizan un lenguaje marcado por la era que les tocó vivir, la era de Aries. Una era regida por Marte, “Dios de la guerra”, en la que existía un culto a un Dios llamado “Dios de los ejércitos” utilizando por ello un lenguaje guerrero. Con la entrada después de la era de piscis, aparece un nuevo movimiento con un nuevo lenguaje muy acorde con la era que se inicia. Es el movimiento Cristiano, el cual utiliza un lenguaje que hace constante referencia a los peces y al mar. Piscis al igual que el símbolo utilizado por los primeros cristianos se representa con dos peces nadando en direcciones opuestas, en un intento por conciliar la dualidad del ser humano, lo espiritual y lo material. En la era de Aries, esta dualidad está en guerra, y es por ello que el lenguaje utilizado en el antiguo testamento es guerrero, de la no aceptación de la otra mitad.

El movimiento cristiano nace para conciliar tal dualidad. Se trata de un intento más de los muchos que ha habido en la historia de la Humanidad de rescatar la filosofía Original, la piedra filosofal, la auténtica verdad del Ser Humano. Los judíos ya tenían ese conocimiento, pero la ambición por el poder y el control, hace que se interpreten los textos contra el ser humano, apareciendo por ello el Cristianismo. Un movimiento que nos hablaba y sigue hablando de que todos somos hijos de Dios únicos.

Ante este nuevo movimiento liberador, muchos cristianos fueron eliminados por dirigentes o emperadores llenos de temor y miedo por perder su poder. Pero fue en el siglo IV cuando Constantino El Grande, decide impulsar el Cristianismo, utilizándolo como herramienta para conseguir la deseada unidad del imperio romano. Convocó el Concilio de Nicea eliminando dos pilares básicos del cristianismo: sacaron la divinidad fuera del ser humano, personalizándolo en Jesús de Nazaret, y eliminaron la reencarnación.

Se eliminan más de 100 evangelios, dejando únicamente cuatro: los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. De este modo cambia todo el concepto del movimiento cristiano, pasando del maravilloso concepto de que todos somos hijos únicos de Dios, a haber un único hijo de Dios. Pero además, sin la reencarnación, se introduce el miedo y el sometimiento.

De este modo se crea la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, quedando el movimiento cristiano subyugado al poder de la ambición del hombre, ambición que continúa hasta hoy, convirtiéndose en un movimiento opresor en vez de ser liberador.

Un movimiento que aunque ha sido manipulado, ha conseguido mantener la letra y  sobre todo los símbolos, los cuales siguen trasmitiendo la verdad de un movimiento que durante siglos ha sido manipulado”, nos cuenta Carlos.

El crismón de la iglesia de Santiago

Los edificios religiosos además de ser lugares de recogimiento, que transmiten paz y tranquilidad, han sido y son soportes de mensajes que sólo los grandes maestros canteros han sabido plasmar a través de sus piedras. Mensajes, que como nos cuenta Carlos, a veces sólo pueden ser interpretados por personas cuya mente y espíritu están abiertos a tal interpretación, siendo capaces de comprender los mensajes plasmados con el único objetivo de que no se perdiera esa filosofía original, ese conocimiento que nos trasmitieron los primeros cristianos, y que anteriormente ya lo hicieran los egipcios, griegos, etc...

Muchas personas plasmaron por medio de símbolos a través de la pintura, la escultura, la arquitectura e incluso la música, mensajes todavía hoy por descifrar. Personas como los grandes maestros canteros, quienes por medio de un elemento tan perdurable como la piedra, plasmaron sus ideas, y mensajes a través de muchos de nuestros edificios románicos y góticos.

Uno de esos mensajes que un maestro cantero medieval decidió plasmar en el Crismón de la puerta norte de la iglesia de Santiago, es el que Carlos Galindo ha interpretado y ha plasmado en su libro, el cual se encuentra actualmente agotado.

“Lo primero que me sorprendió de la iglesia de Santiago fue el candado que se encuentra esculpido en una piedra que se encuentra en la parte superior derecha de la portada principal. Es un símbolo que intuitivamente me llevó a pensar que en ese edificio se albergaba algo importante. Mi sorpresa fue cuando descubrí el crismón (símbolo de Cristo, y quizás el más positivo del cristianismo, habitualmente colocado sobre la puerta principal de la iglesia como signo de lugar sagrado y protegido), de la puerta oeste de la iglesia de Santiago. Me sorprendió su gran tamaño, pero fue sin duda uno de los símbolos que lo componen, lo que despertó mi interés. En el lugar en el que debería estar una alfa, se encuentra una S y una T enlazadas, letras que se utilizan para representar a Saturno. Así que comencé a analizar el resto de los símbolos con una visión astrológica. A la derecha de saturno se encuentra el símbolo de Aries invertido, arriba la P (rho) con un palito cruzado tal y como se representa a Plutón en muchos libros de astrología, y abajo una S, letra que simboliza a la serpiente enroscada en el árbol de la vida, la sabiduría y también el Espíritu, pero desde el punto de vista astrológico debía de ser el Sol. La composición de estos cuatro planetas me llevó a pensar en una cruz cósmica, una alineación planetaria en cruz, así que una vez en casa metí los datos en el ordenador para saber si había una fecha en la que se produjera esta alineación planetaria. Mi sorpresa fue cuando el programa me indicó que esta alineación se producirá el 30 de junio de 2011.

Los Crismones nos hablan de un ciclo, de un principio y un final, Alfa ( principio) y Omega (final), así que no es difícil interpretar que lo que nos indica el crismón de la puerta oeste de la iglesia de Santiago es el final de un ciclo y el inicio de otro. La era de Piscis está finalizando, dando paso a la era de acuario, una era que posiblemente nos muestre una nueva forma de pensar, un cambio de conciencia que tendrá lugar en la fecha ya mencionada”, explica Carlos.

Esta es sin duda la gran  atracción de la interpretación de los símbolos, la cual se encuentra en primer lugar en descubrirlos, para después poder disfrutar perdiéndonos entre los datos que emanan de su descubrimiento. Interpretaciones plasmadas en este artículo que esperamos que sirvan como reflexión. 

Para más información :www.caminodelsimbolo.com

Sandra Goldaraz