EL CAMINO DEL SIMBOLO

   LA NUEVA CONCIENCIA





















info@caminodelsimbolo.com
 

 

Paseando por la vida

Paseando por el monte y siguiendo el camino que conduce, a Dios sabe dónde, siento que necesito descansar para coger fuerzas y seguir hacia delante. Veo un árbol  su  tronco muy fuerte y su copa es muy verde y grande.

Me siento debajo, cierro los ojos y me fundo con él, le siento vibrar lleno de vida, para dar lo mejor de sí, veo el amor que siente hacia todos los animales que conviven con él ¡Es maravilloso!, no hace distinciones.

Cuando hace sol estira sus ramas para llenarse de esa luz renovadora, que hace que brille más. Se siente feliz por todos sus amigos que están alrededor y manda toda su alegría y toda su bondad a ellos y se da cuenta de que es reciproco. Cuando siente que un amigo no se encuentra bien le envían todo su apoyo y amor para que se cure pronto.

Hay días en los que el cielo está nublado, hay tormenta y el sol no brilla con tanta intensidad, se sumerge en sí mismo para encontrar ese brillo que está en su interior, esa fuente de sabiduría que le dice que: “el universo cuida de él” y que “esto también pasará”. Una vez que las nubes han desaparecido el sol vuelve a brillar entre las ellas, se siente él mismo otra vez.

Otro miedo que siente son los humanos, teme a que le hagan daño, que le corten sus raíces, sus fuertes ganas de vivir y de seguir adelante. Sabe que los humanos son así, sienten tantos temores, tanta ambición que les hace ser destructivos hacia los demás y sobre todo hacia sí mismos.

La brisa, le peina sus ramas, se siente acariciado, cuidado y mimado, él se deja llevar por ella y entre los dos se funden en un precioso baile.

Una vez que he descansado y he tomado fuerzas para continuar mi camino. Me doy cuenta que es una suerte ser como un árbol, puesto que no te tienes que esmerar por ser mejor que nadie, que eres perfecto tal y como eres. ¡Es precioso! Tener esa fuerza, esa alegria y esa luz para alumbrar a los demás y a ti mismo. 

Deseando seguir por mi camino, agradeciendo a todos vosotros, que os habéis cruzado en mi vida, por todo el cariño y aprendizaje que he recibido de vosotros y a los que estáis por cruzaros para nuevas enseñanzas

Os mando un abrazo lleno de gratitud, luz y amor 

Raquel Bueno Serrano     E-mail - brujitavoladora@ono.com

24/09/09